Consejos para el mantenimiento de tu caldera

Comprobar la presión del agua de la instalación o purgar los radiadores son algunas acciones de mantenimiento que pueden llevar a cabo los propietarios del hogar

Por lo general, la mayoría de las viviendas cuentan con algún tipo de caldera para calentar el ambiente durante los meses de invierno. Independientemente del modelo de caldera -gas, gasoil, eléctrica, biomasa, etcétera-, la realidad es que todas ellas necesitan un mínimo mantenimiento para que su funcionamiento sea óptimo. Por lo  tanto, cabe preguntarse ¿quién puede realizar el mantenimiento de la caldera?

Obviamente, lo más adecuado es ponerse en contacto con un técnico especializado en mantenimiento de calderas, puesto que estos profesionales se encargan de hacer una revisión completa de toda la instalación. Sin embargo, resulta fundamental adquirir una serie de buenas prácticas a la hora de mantener a punto la caldera, las cuales vamos a detallar a continuación.

¿Cómo afecta el entorno al estado de la caldera?

Aunque a priori puede parecer algo poco relevante, lo cierto es que las condiciones climáticas afectan de manera directa al estado de la caldera. Por ejemplo, en los espacios donde hay mucha humedad, las calderas suelen presentar dificultades en los arranques. Es decir, se produce un problema de rendimiento que genera mayor gasto a los propietarios de las viviendas.

Además, en las calderas de combustión que están menos automatizadas, este tipo de variaciones en la humedad pueden provocar otros problemas de funcionamiento, los cuales están más relacionados con el aumento de las emisiones. Por ello, es muy importante que las condiciones climáticas del ambiente sean adecuadas, puesto que tienen una gran incidencia en el rendimiento de la caldera.

¿Qué presión debe tener la instalación de la caldera?

Otra cuestión que genera muchas dudas en las personas es la presión del agua de la instalación, ya que por lo general, existe un gran desconocimiento con respecto a este factor. Lo ideal es comprobar periódicamente la presión del agua, al mismo tiempo que se examina el estado del circuito de la caldera -debe estar lleno-, de las llaves de salida y de las llaves de retorno -deben estar abiertas-.

Para que el rendimiento de la caldera sea óptimo, lo más recomendable es que la presión del agua sea superior a 1 bar en frío -entre 1 bar y 1,3 bares-, es decir, cuando la caldera está apagada. En caso de ponerla en funcionamiento, lo habitual es que la presión suba un poco -1/2 bar aproximadamente-. Si la presión sube demasiado, las personas deben contactar con un técnico de mantenimiento de calderas.

¿Cuándo hay que purgar los radiadores?

Con toda probabilidad, esta es una de las preguntas que más personas se hacen con la llegada del invierno, ya que es el momento de poner a punto los diversos radiadores del hogar. Para que estos elementos ofrezcan el máximo rendimiento, es necesario extraer el aire que han ido acumulando a lo largo del año. Pero, ¿cada cuánto tiempo hay que purgar los radiadores?

Según los técnicos de mantenimiento de calderas, lo ideal es realizar esta acción al menos una vez al año, sin embargo, en algunos casos hay que hacerla con mayor frecuencia. Y es que si los radiadores hacen ruido, las personas deben llevar a cabo la operación. Eso sí, antes de purgar los radiadores, es fundamental desconectarlos, detener la caldera y esperar a que la instalación esté totalmente fría.

Contactar con un técnico de mantenimiento de calderas

Como ya se ha comentado anteriormente, el mantenimiento de las calderas es un aspecto básico que todas las personas deben tener en cuenta, ya que influye de forma directa en su correcto funcionamiento. Por ello, es necesario adoptar las buenas prácticas que hemos analizado, y sobre todo, ponerse en contacto con especialistas en Mantenimiento de calderas en el caso de no saber cómo actuar.

Tal y como indica el RITE -Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios-, la revisión de las calderas de hasta 70kW de potencia debe realizarse cada 2 años, sin embargo, el mantenimiento de estos aparatos tiene que ser anual. Los propietarios de los hogares pueden encargarse de este mínimo mantenimiento -revisar la presión del agua, purgar los radiadores-, pero en caso de duda, siempre hay que llamar a un técnico de mantenimiento de calderas.

Si te ha gustado… ¡Comparte! 😉

Deja una respuesta

¿ Quieres ser PREMIUM?

Puede que también te interese

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.