10 Etiquetas Ambientales para Hacer de tu Vivienda un Hogar Sano

10 Etiquetas Ambientales para Hacer de tu Vivienda un Hogar Sano

Los principales factores que se tienen en cuenta a la hora de adquirir una vivienda generalmente son la ubicación del inmueble, una distribución óptima o un diseño atractivo. Sin embargo, no se suele tener en cuenta la condición de casa sana.

Existen diferentes claves para tener una vivienda saludable, entre ellas, una medida importante es garantizar una buena calidad del aire interior, donde la ventilación cobra gran importancia, y la ausencia de materiales tóxicos empleados en el hogar.

¿Sabías que los espacios más contaminados y con peor calidad de aire son los espacios interiores? Los materiales de construcción, productos de limpieza, revestimientos o el mobiliario pueden contener sustancias contaminantes. Estas sustancias, como son los compuestos orgánicos volátiles (COV) y semi-volátiles (COSV), se liberan al ambiente del hogar.

En la construcción sostenible, existen diferentes productos y materiales, fundamentalmente los naturales, que hacen que nuestra vivienda sea más saludable.  Hoy en día, existen una variedad de etiquetas medioambientales que ayudan a identificar aquellos productos menos contaminantes para el hogar.

Etiquetas Ambientales para la Construcción

Dentro de los distintivos ambientales y etiquetas verdes podemos hacer una diferenciación entre etiquetas reglamentadas (Tipo I y III) y etiquetas no reglamentadas (Tipo II).

Las primeras (Tipo I y III), cuentan con un mayor reconocimiento y ofrecen mayores garantías ya que cuentan con un organismo competente, que es quien valora la existencia o no de ciertos requisitos medio ambientales en los productos.

  • Las etiquetas de tipo I son aquellas que siguen los criterios marcados por la norma ISO 14024:1999 y que definen los requisitos que deben cumplir determinados productos, tales como griferías, pinturas, mobiliario, adhesivos, aislantes, etc. Estos requisitos son verificados por el organismo oficial que otorga las etiquetas y la autorización a los fabricantes para emplear dicha etiqueta.
  • Por su parte, las etiquetas reglamentadas de tipo III hacen referencia al impacto ambiental que un producto puede tener sobre el medio ambiente a lo largo de su ciclo de vida. La norma que regula este tipo de etiquetas es la ISO 14025, aún en periodo de desarrollo.  

Las etiquetas no reglamentadas (Tipo II), por su parte, son aquellas que no están sometidas a la verificación de parte de ningún organismo reconocido.

Ejemplos de Etiquetas Ambientales

Dentro del apartado de etiquetas ambientales reglamentadas de tipo I, las más destacadas son:

Distintivo de Garantía de Calidad Ambiental, de la Generalitat de Cataluña

GCA-cataluna

Es un sistema catalán de etiquetado ecológico que reconoce productos y servicios que superan determinados requerimientos de calidad ambiental más allá de los establecidos como obligatorios por la normativa vigente.

Este certificado se aplica a fabricantes de productos con instalaciones industriales en Cataluña y distribuidores de productos con marca propia que  se comercializa en Cataluña. También se aplican a los titulares de servicios que se prestan en el ámbito territorial de Cataluña.

Etiqueta ecológica de la Unión Europea – Ecolabel

Ecolabel

Esta etiqueta ecológica nace de la necesidad de analizar las infraestructuras y los materiales de construcción, tales como mezclas asfálticas o materiales a base de cemento, con el objetivo de proporcionar de cara al futuro una construcción más sostenible, que tenga en cuenta aspectos medio ambientales, económicos, técnicos y sociales.

Tal y como se explicó en el artículo de pinturas naturales y ecológicas, esta etiqueta verde de Europa, no determina que un material sea natural y ecológico, sino que ha rebajado sus toxinas.

AENOR Medio Ambient

aenor
Esta certificación identifica a empresas, productos y servicios que cumplen con los requisitos medioambientales básicos. Esta etiqueta medioambiental designa sistemas generales de gestión ambiental, el ecodiseño, la gestión energética o el sector forestal. Además, AENOR apoya a aquellas empresas comprometidas con el Protocolo de Kioto, siendo la primera entidad acreditada ante la ONU.

A parte de este certificado dirigido hacia empresas y productos, existen otros dirigidos hacia las construcciones sostenibles como son el certificado Passivhaus, LEED, BREEAM y el certificado VERDE.

Ángel Azul, del Ministerio de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania

Blauer-Engel-etiquetas-ambientales

Blauer EngelEste sistema de etiquetado distingue aquellos productos con baja incidencia ambiental durante su ciclo de vida. Es una de las etiquetas más prestigiosas a nivel mundial que se otorga a productos que cumplen los criterios de reducción del impacto ambiental en las fases de fabricación y reciclaje, embalaje, uso, emisión, recogida y desecho. También valora criterios de calidad, seguridad y consumo de energía, entre otros.

Cisne Blanco, del Equipo Nórdico de ecoetiquetas compuesto por Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia y Dinamarca

Cisne-blanco-etiqueta
Esta etiqueta designa los productos más respetuosos con el medio ambiente atendiendo  al ciclo de vida del producto, que comprende las fases de fabricación, uso y gestión de residuos. Entre los productos que obtienen esta calificación se pueden encontrar ordenadores, baterías, productos de droguería, combustibles, pinturas, textiles, entre otros. En cuanto a los servicios destacan saunas, sistemas telefónicos o servicios de limpieza de ropa.

Elección ambiental del Gobierno de Canadá

Ambiental-Canada-etiquetas-ambientales

Ecoetiqueta canadiense que certifica productos y servicios que ahorran energía, utilizan material reciclado o que podrán reutilizarse. Esta certificación designa productos agrícolas y hortícolas de caucho o plástico reciclado, o de film de polietileno, compost, cortacésped con baterías, productos químicos anticorrosión para coche, aceite de motor reciclado, servicios de limpieza de coche y refrigerantes de motos reciclados, entre otros.

NF Medio ambiente AFNOR

NF-Medio-ambiente

 

 

 

 

 

 

La certificación AFNOR es una de las más completas del mercado, y se materializa en marcas como NF, CE, AFAQ y la Etiqueta Ecológica Europea. Esta certificación, de origen francés, reconoce la calidad de más de 500 productos o servicios. Estas certificaciones se realizan a través sus 30 oficinas presentes en los 5 continentes, sus delegaciones regionales en Francia y sus 1.500 auditores cualificados.

FSC – Forest Stewardship Council
FSC-etiqueta

La etiqueta ambiental FSC garantiza que los productos que la poseen tienen su origen en bosques bien tratados y gestionados de manera eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Además, los propietarios y administradores de bosques pueden aspirar a tener la certificación FSC para demostrar que gestionan sus bosques de manera responsable.

Etiqueta ambiental francesa sobre emisiones al aire interior

Ambiental-francesa-etiqueta

Esta etiqueta ecológica está destinada a productos de la construcción y decoración que son comercializados en Francia. El rango que se maneja en estas ecoetiquetas es A+, A, B y C. La serie de normas ISO 16000 regula las emisiones de COV (Compuestos orgánicos volátiles).

Se marcan con la letra A+ aquellos productos que apenas emiten sustancias nocivas al medio ambiente. Una C indicará productos que alcanzan el valor máximo de emisiones tolerables. Aquellos productos que superen la calificación C no podrán ser comercializados en Francia.

Las 10 sustancias que son evaluados en cuanto a impacto ambiental son: formaldehído, acetaldehído, tolueno, tetracloroetileno, xileno, timetilbenceno, diclorobenceno, etilbenceno, butoxietanolo y estirol.

El sello de verificación “GEPRÜFT UND EMPFOHLEN VOM IBR”

GEPRUFT-UND-EMPFOHLEN-VOM-IBR-etiquetas-ambientales

Esta ecoetiqueta se conoce en España como certificado IBR de los materiales, y se concede a aquellos materiales de construcción respetuosos con el medio ambiente. Los productos deben superar una serie de pruebas como radioactividad, sustancias orgánicas peligrosas o biocidas.

Además, también se pueden realizar una serie de pruebas adicionales, tales como la compatibilidad biológica (Test de Ames) o el comportamiento electrostático.

Si te ha gustado… ¡Comparte! 😉
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin