Not registered yet?

Join the system.

Create an account

"El primer portal para los profesionales y empresas de los EDIFICIOS SOSTENIBLES"


6 ejemplos de Ciudades Colaborativas

9
Agosto
2018
Valora este artículo
(1 Voto)

Cada vez está más de moda el concepto de “ciudad colaborativa”, pero, ¿Qué es y en consiste realmente una ciudad colaborativa?

La ciudad colaborativa (o Shareable City) es aquella que realiza acciones propias de una economía compartida (también llamado colaborativa y circular).

La economía compartida es un modelo de negocio que permite a las personas compartir eficazmente y con seguridad toda clase de activos, es decir, aparcamientos, servicios públicos, coches compartidos, grupos de consumo o incluso monedas complementarias, para crear comunidades más fuertes, sanas, interconectadas, e incluso, más sostenibles.

Las smart cities también pueden utilizar la economía compartida para generar una red colaborativa entre ciudadanos, pues este modelo mejora algunas de las claves propias de las ciudades inteligentes, como son la sostenibilidad y la movilidad.

La Sostenibilidad en las Ciudades Colaborativas 

 

economia-compartida-colaborativa-circular-min.jpg

 

La economía compartida puede ayudar a hacer las ciudades más sostenibles porque al fomentar actividades compartidas se ahorra en recursos.

No hay que irse muy lejos para encontrar un buen ejemplo de sostenibilidad en la economía compartida.

Un buen ejemplo de economía colaborativa podría ser el que lanza la aplicación FesEdit que sirve para compartir coche e ir a diversas universidades de España, desde un comienzo, actuaba únicamente en la Universitat de Girona, pero ahora se encuentra en otras, como es la de Zaragoza.

Compartir vehículos, al igual que usar el servicio público, reduce las emisiones de CO2 a la atmósfera y el impacto medioambiental.

 

Ejemplos conocidos de Ciudades Colaborativas

 

La economía compartida se ha visto muy potenciada gracias a Internet, facilitando el contacto y las comunicaciones entre personas,y en los últimos años han aparecido diferentes portales web de economía colaborativa como son: airbnb, blablacar, Uber… que no actúan únicamente en una ciudad, sino en varios países.

Por lo tanto, ya no se habla tanto de ciudades colaborativas, sino de un mundo colaborativo, no obstante, presentamos 7 buenos ejemplos de ciudades colaborativas.  

 

Bristol

En esta ciudad existe la libra de Bristol, una moneda ciudadana o complementaria, con gran difusión en Europa, con más de 600.000 euros en circulación, admitida en 750 negocios locales y respaldada por la Cámara de Comercio de la ciudad. Es una moneda local, que puede ser cambiada por libras esterlinas en varios puntos de la ciudad, por la misma cotización. Los billetes llevan la estampa de Bristol y son una garantía de la que economía local se queda circulando en la propia ciudad.

También tienen otra idea, el Happy City Project, creado hace ya cuatro años, donde lo que se intenta es medir y mejorar la felicidad de los ciudadanos. Se han volcado en el campo de la educación y la sostenibilidad práctica. Además, existe un restaurante donde únicamente se sirve comida rescatada del supermercado y a un precio singular, pagas según te sientas.

ciudad-colaborativa-economia-compartida-min.jpg

Libra de Bristol. Fuente: bristolenos.com
 

París

En esta ciudad se creó el OuiShare Fest, una iniciativa de crowfunding y coworking, que nació del blog de Antoning Léonard. Con esta iniciativa se promueve el compartir un coche, un espacio de trabajo, una idea o incluso intercambio de casas entre particulares, todo ello es lo que se conoce como economía colaborativa.  

OuiShare ha fraguado y está repartida entre más de 50 países, entre ellos, también se encuentra España.

 

Seúl

La ciudad cuenta con más de 1.900 puntos de wifi gratuito, y, por ejemplo, la entrada en 2.014 de la aplicación Uber, ha supuesto el crecimiento de la filosofía del coche compartido, y a dado lugar a un intenso debate, ya que creen que la tecnología debe servir para recuperar la confianza y no crear discordia.

Otro ejemplo, es la plataforma de conexión intergeneracional, donde las personas mayores que viven en pisos que tienen habitaciones vacías, ofrecen dichas habitaciones a precios asequibles para que puedan instalarse la gente joven.

 

ciudad-colaborativa-sostenibilidad-ahorro-min

Es competencia de Blablacar y actúa en diferentes ciudades y países. Fuente: pantallazo de Uber

 

Bolonia

Federico Bastiani, llevaba viviendo 5 años en Bolonia y apenas tenía relación con ningún vecino, más allá de los saludos de cortesía, por lo que se le ocurrió la idea de crear un grupo cerrado en Facebook, Social Street, con el fin de socializar a los vecinos de la misma calle. Lo que se inició como una mera plataforma de vecindad, hoy ha desembocado en un proyecto donde prima la solidaridad entre los que están cerca.

De tal forma que, si un joven escribe un mensaje en el grupo, de que se le había inundado el baño, al poco tiempo, puede tener a 4 vecinos ayudándole; si una chica que vive en un tercero sin ascensor, se le rompe una pierna y pide que, si alguien puede subirle la compra, lo hará. Hoy son más de 25.000 inscritos en el grupo que de alguna forma ha ayudado a recuperar la relación entre los vecinos.

 

Londres

En Londres existe el Streetbank, con más de 60.000 vecinos, que han decidido crear redes sociales con raíces locales. No es un banco, es un sistema que permite compartir e intercambiar todo lo que puedas imaginar con quienes compartan el mismo código postal. El criterio es la proximidad, aunque la “moneda” sea la generosidad.

La gente, en un principio, se apunta a Streetbank para ahorrar dinero, pero poco a poco se va creando el sentido de comunidad, ya que además de conocer a tus vecinos, comienzas a confiar en ellos. El fin de esta iniciativa, es facilitar la generosidad entre vecinos y lograr que los barrios sean lugares más agradables para vivir.

 

compartir-vecinos-streetbank

La plataforma web también actúa fuera de Londres. Fuente: pantallazo de Streetbank

 

Adelaida

Esta capital de sur de Australia, se propuso hace tiempo la meta de “residuos cero”. Para ello nació la iniciativa Share N Save, una plataforma donde visualizar barrio a barrio, todas las actividades disponibles en la ciudad para compartir, ahorrar, intercambiar, reparar y conectar con las comunidades locales.

ciudad-colaborativa-economia-circular-min

Imagen: pantallazo de Share N Save

 

En el fondo, los núcleos urbanos, están diseñados para compartir lo máximo posible, de las plazas a los espacios públicos, de la cultura a las ideas, y ahora con los presupuestos cada vez más ajustados, es el momento de aprovecharlos al máximo. Esto convierte a la economía colaborativa en un bien necesario, ¿Y tú? ¿Qué piensas de este modelo?

 

Si te ha gustado, suscríbete a nuestra Newsletter semanal
Puede que te interese

Publica un Contenido

Aumenta la visibilidad de tu Empresa, tus Productos y Servicios

Más información

Para Profesionales y Empresas

Registro gratuito

Alta Empresas

Inicia sesión para enviar comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter


Contenidos exclusivos AYUDAS y SUBVENCIONES.

He leido y acepto la Política de Privacidad

Publicidad

Agenda

No hay eventos en el calendario

Calendario

Agosto 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas