¿Cómo Aislar una Casa ya Construida?
como-aislar-casa-construida-portada-min

¿Cómo Aislar una Casa ya Construida?

Categorías: Aislamiento Térmico, Construcción Sostenible, Fachadas, Magazine
Tags: Contenido Patrocinado, Ideas, Recursos

El aislamiento de una vivienda es fundamental para el bienestar, confort y salud de sus habitantes. Si la temperatura varía de manera extrema entre estaciones y el gasto energético se dispara, es hora de considerar la opción de aislar una casa ya construida.

Y es que hay una serie de puntos clave por los que se puede escapar tanto el calor en invierno, como el frío en verano. Son zonas que hay que revisar para asegurar que no estamos cayendo en un sobregasto innecesario.

Aunque en cada vivienda pueda variar en función de las características particulares, las paredes, tejado, puertas y ventanas suelen ser los mayores focos de escapes. Concretamente, hablamos de un 30% de energía por las paredes, otro 30% por el tejado y un 25% a través de puertas y ventanas.

Se trata de datos que no se pueden ignorar, considerando que en España más de la mitad del parque de viviendas es anterior a 1980, careciendo casi en su totalidad de aislamiento térmico.

Analizamos diferentes técnicas y sistemas para aislar estos puntos críticos en una casa ya construida, ganando en confort, ahorro energético y ahorro económico.

Aislamiento de paredes: Fachadas exteriores e interiores

aislamiento-paredes-casa-construida

Como hemos dicho, por las paredes se pierde hasta un 35% de energía. Estas se pueden aislar tanto por el interior como por el exterior.

La opción más efectiva es el aislamiento exterior, aunque no siempre sea viable, especialmente en el caso de pisos. En cualquier caso, entre las opciones de aislamiento térmico de fachadas, destaca el Sistema de Aislamiento Térmico de Exterior (SATE).

En una fachada sate se aplica un revestimiento aislante en el exterior de la fachada. Este se protege con un mortero y se aplica un acabado final que se ajuste al estilo del inmueble.

Entre sus ventajas, encontramos no sólo el ahorro energético, sino también el cuidado del medioambiente, el confort, una alta relación calidad – precio, una mejora de la acústica, una gran impermeabilidad y una gran variedad de colores y texturas, entre otros.

En el caso de aislar las paredes de una casa ya construida desde dentro, se puede optar por colocar paneles aislantes rígidos en todos los muros que estén en contacto con el exterior. Otra opción es rellenar las cámaras de aire en el interior de los muros con materiales aislantes.

Aislamiento del tejado

El tejado es también un punto clave de escape del calor. Hay múltiples técnicas para solucionar estas pérdidas energéticas, vemos las dos más comunes:

  • Poliestireno extruido: estas planchas de espuma rígida aislante contribuyen significativamente a mejorar la eficiencia energética de las casas ya construidas. No sólo evita fugas de calor en invierno, sino que además protege del sol en verano y es un buen aislante acústico.
  • Lana mineral: esta opción ofrece también un buen aislamiento, tanto térmico, como acústico. Es además una alternativa sostenible, pues se trata de un material reciclable al 99%.

Aislamiento de puertas y ventanas

Otro punto débil a aislar en una casa ya construida son las puertas y ventanas. Los cerramientos de la vivienda son zonas de escape de energía clave que deben revisarse con cierta periodicidad.

Entre las soluciones más sencillas y asequibles encontramos la colocación de burletes o el sellado de los huecos en marcos con silicona.

Si buscamos una opción más efectiva, aunque también con mayor coste, podríamos considerar la sustitución de las ventanas por unas de doble cristal con rotura de marco térmico.

Además de las puertas y ventanas, debemos considerar otros puntos como las persianas. Estas también suelen presentar huecos que deben sellarse para evitar pérdidas energéticas.

aislamiento-paredes-ventanas

Y hasta aquí los consejos, técnicas y sistemas que te presentamos para aislar una casa ya construida. 

Son muchos los focos sobre los que podemos actuar para minimizar las pérdidas energéticas, reducir nuestro consumo, ahorrar y ayudar al medioambiente, incluyendo también por ejemplo los suelos de nuestro hogar.

Dispongamos de un mayor o un menor presupuesto, siempre podremos llevar a cabo una serie de medidas que nos ayudarán en nuestra tarea de aislamiento, o contactar con profesionales que aseguren la eficiencia de los sistemas instalados.

¿Y tú? ¿Has probado ya alguna de estas opciones de aislamiento? ¡Cuéntanos!

Fuente imagen portada: El Mueble

Suscríbete a Nuestra Newsletter

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.