¿Cuánto se Ahorra con un Recuperador de Calor?

¿Cuánto se Ahorra con un Recuperador de Calor?

Un recuperador de calor es un equipo de calefacción que permite recuperar parte de la energía del aire climatizado del interior de una habitación a través del sistema de ventilación mecánica para alcanzar la Eficiencia Energética.

La recuperación del calor se logra mediante un intercambiador que pone en contacto el aire interior que se extrae con el del exterior que se introduce, sin que se mezcle el aire de los dos circuitos.

Además, la normativa actual exige cualquier vivienda o local comercial requiere un sistema de ventilación para renovar el aire interior hacia el exterior. Y simultáneamente coger aire del exterior.

recuperador-calor

Beneficios y Ventajas de los Recuperadores de Calor

Con los recuperadores de calor podemos reducir con seguridad el consumo energético de nuestro hogar de forma considerable. En invierno un recuperador de calor funciona calentando el aire frío que entra del exterior.

En verano sin embargo ayuda a enfriar el aire caliente del exterior. Un recuperador de calor tiene unos filtros que reducen el nivel de contaminantes y mejorando considerablemente la calidad de dicho aire.

Los recuperadores de calor ayudan a recuperar hasta un 60 % del calor que se perdería en un sistema de ventilación mecánica en el que los flujos de aire de admisión y extracción son independientes.

Permitiendo un ahorro de energía que puede alcanzar sobre el 40 % del consumo de estos equipos.

Además del ahorro energético y económico, podemos señalar como ventajas que los recuperadores de calor presentan un precio económico. Que permite amortizar el coste de la inversión en poco tiempo.

recuperador-calor-abierto

Estos aparatos se presentan como una caja con unas embocaduras y unos filtros que permiten realizar dicho intercambio.

Dispone de ventiladores que permiten el flujo y la circulación de aire tanto para tomarlo del exterior como para expulsar el del interior. Lo cual implica un  gran consumo energético.

Existen tres tipos de intercambiadores los de flujo cruzado que alcanzan una eficiencia de entre el 50%  y el 85 %, de flujo paralelo con una eficiencia aproximada del 90%  y los de flujo rotativo.

Que disponen de un rotor o masa que acumula calor, un motor y una carcasa y presentan una eficiencia aproximada del 70%.

Para elegir un buen recuperador de calor tenemos que valorar su eficiencia en función del caudal de aire y de la diferencia de temperatura entre el aire exterior y el interior.

Además, a mayor caudal menor será la eficiencia del recuperador y cuanto mayor sea el gradiente térmico o diferencia de temperatura entre el aire exterior y el interior  mayor será su eficiencia.

Salvador Escoda

Entre los mejores recuperadores de calor del mercado están los de Salvador Escoda.

Se trata de modernos y funcionales recuperadores de calor, con intercambiador de flujos cruzados. Montados en cajas de acero galvanizado. Con aislamiento interior termoacústico de espuma de polietileno de 6mm de espesor (M1), bocas de entrada y salida configurables, embocaduras con junta estanca.

Además, disponibles con diferentes grados de filtración (G4, M5, y microfiltros F7 y F9 de baja pérdida de carga, fabricados en polipropileno).

recuperador-calor

Imagen: Recuperador de calor S&P

Finalmente, también los recuperadores de calor de la empresa Soler & Palau que cuenta con recuperadores de calor de contraflujo, de flujos cruzados y de calor rotativos modernos y eficaces.

Si te ha gustado… ¡Comparte! 😉
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin