plataformas-elevadas-articuladas

Plataformas elevadoras articuladas: qué son y cómo se utilizan en la construcción

La mayor productividad en el menor tiempo posible se considera a menudo como un criterio esencial en la industria de la construcción y para lograrlo es imprescindible contar con las máquinas apropiadas. 

Las plataformas elevadoras constituyen unas de las más ventajosas máquinas que permiten alcanzar las áreas de trabajo cuando estas se encuentran elevadas, sustituyendo a los andamios y escaleras, ofreciendo una mayor eficiencia, seguridad y practicidad.

Las plataformas elevadoras, también conocidas como PEMP, proponen una gran variedad de tipos y modelos y hoy hablaremos de uno de los más demandados del sector de la construcción: las plataformas articuladas.

Qué son las plataformas articuladas

Uno de los equipos más versátiles del mercado de maquinaria para construcción es la plataforma elevadora articulada, capaz de elevar a trabajadores, sus herramientas y materiales hasta el lugar de trabajo cuando este se encuentra a varios metros de altura sobre el suelo.

La característica más remarcable de estas máquinas radica en su brazo segmentado y articulado que le da el nombre y le permite trabajar con alta precisión en áreas complicadas o estrechas, sorteando los obstáculos que puedan interferir con las tareas. 

Este tipo de plataformas se presenta en las opciones diésel, eléctrica e incluso híbrida, siendo estas últimas ideales para trabajos en lugares cerrados. Se puede elegir entre varios tamaños siendo las más pequeñas lo suficientemente bajas y estrechas como para pasar por una puerta y las más altas llegan a alcanzar más de 50 metros sobre el nivel del suelo o casi 20 pisos de un edificio. 

Pueden venir con neumáticos de goma maciza para el uso en suelos de interiores o delicados o con neumáticos todoterreno ideales para tareas en el exterior. También encontraremos modelos con tracción 4×4 que podrán adaptarse a las condiciones más exigentes de terreno.

En el mercado de maquinaria y de alquiler existe una amplia gama de plataformas articuladas, con diversas marcas y modelos entre los que se pueden elegir las que más se adecuen a cada proyecto.

Usos en la construcción

Cada vez que un proyecto requiere trabajo en altura, los contratistas eligen una plataforma elevadora. La mayor estabilidad, la movilidad y la capacidad que ofrecen estas máquinas, dan como resultado una mayor seguridad para los trabajadores que deben elevarse para realizar con eficiencia las tareas. 

Los usos más comunes de las plataformas articuladas en la construcción abarcan un amplio rango de tareas en el desarrollo de una obra como son la instalación eléctrica y de tuberías, las de calefacción y aire acondicionado, la colocación de ventanas y aberturas, la pintura y las terminaciones, entre otras.

También los sectores de mantenimiento y de restauración se benefician de las cualidades de estas máquinas, siendo muy común ver plataformas articuladas en las tareas de limpieza de vidrios de altos edificios o en las obras de restauración del patrimonio arquitectónico de una ciudad. 

La seguridad ante todo

El uso de plataformas elevadoras para trabajos en altura permiten que las tareas más riesgosas se realicen con la mayor eficiencia y seguridad posibles, gracias a los avances tecnológicos aplicados a los diseños y funciones de estas versátiles máquinas.

Al tratarse de tareas de alto riesgo, las medidas de seguridad y protocolos de utilización de las plataformas elevadoras demandan que tengamos en cuenta ciertos requisitos expuestos en las normas legales así como todos los elementos que se deben incorporar para el uso correcto de estos equipos.

En primer lugar, es requisito fundamental que solo personas preparadas y autorizadas, mayores de 18 años, tengan permiso de operar las plataformas elevadoras.

La Nota Técnica de Prevención NTP 634, determina que para que un operador esté autorizado para utilizar la plataforma debe ser formado por una persona cualificada, leer y comprender las instrucciones y normas de seguridad así como los símbolos situados sobre la plataforma de trabajo.

Por su parte, el artículo 5 del R.D. 1215/1997 y su Anexo II punto 2 se establece que “La conducción de equipos de trabajo automotores estará reservada a los trabajadores que hayan recibido una formación específica para la conducción segura de esos equipos de trabajo”. Es decir, las plataformas elevadoras sólo pueden ser manipuladas por personas con una “formación específica” previa y debe ajustarse siempre a las regulaciones descritas en el manual que deberá proveer el fabricante. En dicho manual aparecerán todas las indicaciones relativas a la carga, inclinación, extensión del brazo, y demás posibilidades que se presentarán al momento de trabajar con este equipo.

Por otra parte, existen equipos de protección contra caídas que vienen en una amplia gama de opciones. Dependiendo de las características de las tareas y del sitio de trabajo, es posible que se deban usar varios equipos de seguridad de protección contra caídas como arneses, dispositivos de anclaje o acoplamiento.

En definitiva, siguiendo las normas legales sobre el manejo de plataformas elevadoras y considerando todas las medidas de seguridad correspondientes así como el uso de los equipos de protección contra caídas, estas máquinas pueden optimizar ampliamente el ritmo de trabajo y la eficiencia en los sitios de construcción sin importar la envergadura de la obra. 

Si te ha gustado, comparte 🧡
¿Tienes un Proyecto en Mente?

Cuéntanoslo y las mejores Empresas especializadas contactarán contigo


Suscríbete a Nuestra Newsletter

 
 
 
He leído y Acepto  Políticas de Privacidad   
Cuéntanos tu Proyecto

¿Perdiste tu contraseña? Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico. Recibirá un correo con un enlace para establecer una nueva contraseña.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.