Soluciones para Evitar Humedades en Paredes
humedades-paredes

Soluciones para Evitar Humedades en Paredes

Categorías: Blog, Magazine

La aparición de humedad en paredes es un fenómeno generalizado que gran parte de la población sufre de manera habitual.

La presencia de humedades acarrean grandes problemas en casa, y en muchas ocasiones, la solución final pasa por  contactar con un experto que nos ayude a solucionar el problema.

Sin embargo, si conocemos el problema de raíz, podemos anticiparnos y evitar su aparición.

Por Qué se Producen las Humedades

Para poder evitar la aparición de humedad en paredes, lo primero que debemos saber es por qué se ha producido la humedad,

La humedad aparece generalmente cuando el vapor de agua que se encuentra en el aire se transforma en líquido cuando entra en contacto con una superficie fría.

En el caso de una vivienda, la humedad más común es la humedad por condensación y esta se produce por la diferencia de temperatura entre el interior de la vivienda y el exterior, teniendo el interior mayor temperatura que el exterior. 

Se puede encontrar sobre todo en las paredes de la viviendas,y se manifiesta con diferentes formas como el vaho, el moho o incluso con gotas posadas en los cristales de las ventanas. 

Tipos de Humedades: Causas, Problemas y Consejos

A pesar de que la humedad por condensación es la más habitual y más característica, existen otros tipos de humedades, como la humedad por infiltración o capilaridad.

Además, la humedad no es un problema que sólo afecte a la estética del habitáculo, sino que conlleva problemas mayores como la posibilidad de verse afectada la salud de las personas que usen el espacio en cuestión. 

Humedad por Condensación

humedades-paredes-causas

Se produce cuando se condensa el vapor de agua contenido en el aire al hacer contacto con una superficie fría.

Su origen puede encontrarse en el exceso de humedad en el aire, la existencia de paredes frías en el interior del habitáculo, incorrecto aislamiento térmico o posibles defectos de la construcción.

Lleva asociada la aparición de moho, vaho, malos olores, y dificultad de calentar el habitáculo.

Esta clase de humedades puede derivar en la aparición de enfermedades como asma, sinusitis y alergias, entre otras.

Si hay una gran diferencia entre la temperatura exterior e interior, una ventana que no tenga suficiente aislamiento hará que se condense el aire y que aumente la humedad.

Para que no aumente en exceso la condensación es recomendable que se ventile entre 5 y 10 minutos al día el habitáculo. 

Si el aire es demasiado húmedo, el uso de deshumidificadores es la opción ideal para lograr bajar la humedad por debajo del 50%.

Otros consejos que también pueden ayudar son:

-Secar la ropa al aire libre, y no en el interior de la vivienda, especialmente encima de los radiadores

-No poner la calefacción excesivamente alta (para evitar un salto térmico elevado)

-Tapar las cazuelas y ollas al cocinar

Humedad por Infiltración en Estancias Subterráneas

Es el caso particular de lugares como bodegas, sótanos y garajes

Las paredes están por debajo del nivel del suelo, y al hacer contacto los muros y la tierra, las paredes pueden absorber  la humedad existente en la tierra, con la posibilidad de dañarse gravemente. 

En este caso, pueden surgir daños irreparables de muebles situados dentro o la debilitación de los materiales de la construcción, peligrando la estructura.

Además, puede generar sensaciones de incomodidad al estar las sábanas y la ropa húmeda. Como consecuencia de esto, también puede provocar la aparición de gripes y resfriados.

La mejor opción sería sin duda tener en cuenta este factor a la hora de planear la construcción. 

Si no es el caso y la vivienda ya está construida, la opción a contemplar sería el recubrimiento de las paredes con un aislante.

Humedades por Subidas Capilares

Es similar a la humedad por Infiltración Lateral y en este caso, el agua sube del suelo a las paredes a través de materiales porosos como ladrillo y juntas. Otra de las posibles causas es la ruptura de una cañería

El efecto más importante es que este tipo de humedad pone en peligro la estructura de la vivienda o habitáculo, entre otras elementos.

La factura de la calefacción podría aumentar incluso entre  un 15 y un 30%.

Puede producir daños irreparables de muebles, marcos de madera, sistemas eléctricos o manchas en la pared, son algunos de los problemas que podemos encontrar adicionalmente.

Es conveniente la revisión de las cañerías por si hubiera alguna clase de averías, así como la revisión de desagües para evitar las goteras, que aportan mucha humedad a largo plazo.

También podremos hacer uso de aislantes en las paredes si es necesario.

En definitiva, las humedades pueden resultar un gran problema para nuestras construcciones si no se tratan de forma adecuada, siempre la mejor opción es evitarlas, si resulta posible, con estos sencillos consejos de nuestro artículo.

¿Te ha gustado? Compártelo
Suscríbete a Nuestra Newsletter

Registra tu Empresa

Y disfruta de un plan PRO 3 meses GRATIS

Términos y Condiciones

Elige Registrarte o Iniciar Sesión

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.