¿Son rentables las placas solares?

¿Son rentables las placas solares?

Categorías: Energías Renovables, Placas Solares
Tags: Contenido Patrocinado, Tendencias

Partiendo que el combustible que necesitan es gratuito: luz del sol. La respuesta es fácil de responder. Aún así, es verdad que a muchos lo que nos preocupa es si la inversión inicial que vamos a realizar la rentabilizaremos más o menos pronto. Y ante esta cuestión, es cuando necesitamos de un profesional cualificado que nos haga un estudio y nos haga una estimación del ahorro que conseguiremos mes a mes, año a año, hasta que el coste de la instalación este amortizada.

La rentabilidad es sin duda, un aspecto a considerar si estamos pensando en instalar placas solares en casa. Para tener toda la información necesaria al respecto, hemos preparado este artículo donde te damos las claves de la rentabilidad tanto de placas solares térmicas como fotovoltaicas. Empecemos:

Rentabilidad de las placas solares térmicas

Una instalación de placas solares térmicas nos ayuda a producir agua caliente para las viviendas de una forma muy económica. Incluso, si nos planteamos la refrigeración, mediante la combinación con sistemas de absorción de calor. Es por ello, que las instalaciones solares térmicas pueden aprovecharse durante todo el año.

Pero debemos dejar algo claro. Este tipo de instalaciones solo son un apoyo, y no son suficientes para generar toda la demanda el agua caliente o calefacción que necesitamos. Por eso, están más enfocadas a ser instalaciones pensadas para combinarse con sistemas de calefacción y acs y conseguir así, un equipo eficiente y renovable. Te lo explicamos con detalle a continuación.

Apoyo al agua caliente sanitaria

Los sistemas para generar agua caliente sanitaria con placas solares térmicas son también llamados termosifones, y son sencillas instalaciones por las que el agua es calentada gracias a la incidencia de la luz solar en las placas. Que actúan por el principio invernadero, recalentando el interior de la placa por la que circula el agua a calentar dentro de un tubo. La placa solar viene acompañada con un depósito donde se caliente el agua. Son ideales para combinarlas con una bomba de calor para acs (o también conocida como aerotermia para ACS), incluso, los calentadores de agua más modernos están preparados para combinarlos con apoyo solar. Si además, eres de lo que tiene un consumo de acs relativamente elevado, se recomienda completar la instalación con un depósito de acumulación extra, donde almacenar agua y mantenerla caliente para cuando se necesite la demanda.

Apoyo a calefacción

La instalación es similar a la anterior, pero con más placas, y un deposito para acumular el agua caliente también mayor. Con estas instalaciones también tenemos dos problemas, uno es que no podemos depender únicamente de ella, y necesitamos un sistema principal, bien sea una bomba de calor de aerotermia o una caldera de gas.

Aún así, los expertos estimas que las instalaciones solares térmicas aportan en promedio un 30% de las necesidades de calefacción. Podría ser más, pero incurriremos en gastos de mantenimiento, vaciado de las placas en verano, o disipadores de calor, que consumen electricidad. Por lo que la rentabilidad queda afectada por su propio funcionamiento.

Apoyo a refrigeración

Bien es cierto que los equipos de absorción, para la transformación del calor generado por las placas solares térmicas en refrigeración son para potencias más grandes y no son adecuados para viviendas, si son viables para instalaciones más grandes. Pero estos equipos de absorción ayudan a evitar uno de los problemas descritos de las placas solares térmicas.

Y es que en verano podemos aprovechar el calor que generan las placas para conseguir refrigeración. Con ello aumentamos la rentabilidad de las placas, al poder aprovecharlas durante todo el año. Además de evitar averías o accidentes por sobrecalentamiento. De esta forma conjugamos la instalación de placas solares térmicas con la calefacción con bomba de calor de aerotermia y suelo radiante en invierno, y con un equipo de absorción de calor y fancoils para la refrigeración del verano.

Rentabilidad de las placas solares fotovoltaicas

Al contrario que las placas solares térmicas, las instalaciones fotovoltaicas no tienen el problema de posibles averías por sobrecalentamiento del liquido caloportador. Es por ello que su rentabilidad es mayor que las instalaciones de placas solares térmicas y más estable durante todo el año. Además, las placas solares fotovoltaicas producen electricidad que puede ser usada en cualquier electrodoméstico de nuestra vivienda. Esto podemos considerarlo como un aumento de su rentabilidad, ya que no solo sirve para el agua caliente sanitaria o como apoyo a la calefacción, sino que se usa para la iluminación, frigorífico, lavadora, etc.

Por eso las placas solares son un complemento ideal a nuestra vivienda, ya que con ellas conseguimos un ahorro sobre todos los consumos eléctricos que hacemos, y al ser una energía renovable, ayudamos a mantener el medio ambiente.

Para poder calcular el ahorro y el número de paneles que necesitaríamos instalar, es importante conocer en detalle nuestro consumo diario. Cuanto mayor sea el consumo de electricidad que tenemos en nuestra vivienda, más interesante es la instalación de placas solares fotovoltaicas. Ya que su rentabilidad hará que amorticemos la instalación en menos de 10 años, y a partir de ese momento el ahorro aún es mayor.

Para ello un instalador cualificado hará un estudio en base a nuestro consumo, y nos presupuestará una instalación que se ajuste a nuestras necesidades, para que la inversión sea la justa, y su rentabilidad la mayor posible. Esto es debido a que con la modalidad de autoconsumo no podemos vender la electricidad, y solo nos compensará la que cedemos a la red, con la que consumimos de ella.

Suscríbete a Nuestra Newsletter

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.