Cómo Calcular la Huella de Carbono en Edificios
calcular-huella-carbono-edificios

Cómo Calcular la Huella de Carbono en Edificios

Categorías: Construcción Sostenible, Magazine
Tags: Recursos, Tendencias

Según Wikipedia, se puede definir la huella de carbono en edificios como la totalidad de gases de efecto invernadero (tanto directos como indirectos) que posee un producto, un individuo o construcción, ya sea una vivienda o un edificio.

El cálculo de la huella de carbono es muy importante por muchas razones. Se trata de un comienzo bueno para responsabilizarnos a crear una construcción sostenible y la eficiencia energética. Descubriendo cómo repercute su ciclo de vida, cuánto contamina y cómo contribuye a generar gases de efecto invernadero.

huella-carbono-edificios-calcular

Cálculo

Existen diferentes metodologías y herramientas para el cálculo de la huella de carbono en edificios. Pero, principalmente, todas ellas se centran en analizar todas las fases y acciones del edificio. A partir de ahí, descubrir cuál es la zona y actividad que más consume. Después se mejora ese área en concreto, ya sea optimizándola o actualizándola, para disminuir la huella de carbono. De forma más extensa, el proceso del cálculo de la huella de carbono se puede realizar analizando las 4 fases de cualquier construcción.

Etapas del Cálculo

La primera etapa es la fase de la extracción de materias primas y su transporte, para posteriormentente construir. En esta fase el factor de emisión de los materiales contabiliza el CO2 equivalente. Para que la huella de carbono sea escasa en la primera fase, se recomienda la utilización de materiales sostenibles y ecológicos.

La segunda etapa corresponde a la fase de construcción. En ella se incluye el transporte de la planta o industria a la construcción, el cambio de uso del suelo, la energía por uso de maquinaria, el consumo de agua y la producción de desechos líquidos y sólidos. Los materiales tienen asociados factores de emisión de CO2 equivalente internacionales. En el caso del factor para el agua debe incluir la captación, potabilización y distribución del agua.

La tercera etapa corresponde a la fase de uso u operación donde se tiene en cuenta el consumo de energía, el consumo de agua potable, la generación de aguas residuales, la generación de residuos sólidos, el mantenimiento o reconstrucción y la condición final del paisaje. La utilización de sistemas eficientes, de elementos pasivos y energías renovables para alimentar la vivienda con energía limpia y nada contaminante puede ayudarnos a disminuir la huella de carbono en esta fase.

La última etapa corresponde a la fase de fin de uso o servicio en la que tiene en cuenta la energía que se consume en el proceso de demolición de la estructura y los desechos líquidos y sólidos que deben ser trasladados a los sitios de tratamiento y disposición final. El último paso es importante tenerlo en cuenta desde el principio de la construcción. Y esto se debe a que, de nada sirve, haber sido una edificación muy eficiente, si al final de su proceso de vida no se puede reciclar ninguno de sus elementos.

Cálculo en el Ciclo de Vida de la vivienda

Para el cálculo de la huella de carbono de todo el ciclo de vida de la vivienda se suma el aporte que se genera en cada una de las cuatro etapas. En el caso de que se realicen proyectos de reforestación o similares en el área afectada por la edificación la huella de CO2 disminuye. Una vez calculada la huella de carbono, existen diferentes herramientas y profesionales del sector que ayudan a buscar estrategias para disminuir estas emisiones de CO2. De esta forma, se permite generar estadísticas y generar un esquema de medición, verificación y reporte de la estrategia de disminución de la huella de carbono. Además de los ahorros específicos en edificaciones o viviendas.

Con la Calculadora de la huella de carbono se obtendrá información para buscar estrategias para disminuir estas emisiones de CO2. Y permitirá generar estadísticas y generar un esquema de medición, verificación y reporte de la estrategia de disminución de la huella de carbono y los ahorros específicos en edificaciones o viviendas. Para calcular la huella de carbono en una edificación, se recomienda acceder a a la asociación econometro que se interesa por elaborar herramientas accesibles que investiguen el cuidado con el medioambiente.

Sus diferentes metodologías 

Existen diferentes metodologías, pero nos centraremos en la llamada EMMA (Environmental Management Solution) que fue desarrollada por Knowledge Global en Australia. Es una solución automatizada para la supervisión y predicción de la huella de carbono de un edificio. En ella se recoge información sobre el uso de electricidad, tráfico de personas, previsiones meteorológicas, calidad del aire o residuos. Con el fin de crear una instantánea diaria de la huella de carbono del edificio y compararla con datos históricos para determinar una previsión óptima. Lo más novedoso de este método son los “wireless eggs”. Estos son sistemas instalados en el edificio y mantiene informados a los ocupantes del edificio sobre la eficiencia energética. Los dispositivos están colocados en los pasillos y alertan con colores rojo-verde de la eficiencia del edificio. De esta manera las personas son conscientes de la energía que utiliza y toman conciencia de su efecto sobre el medio ambiente.

Por ejemplo, el Edificio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) lleva desde el 2013 obteniendo su huella de carbono. Para fomentar la utilización de la huella de carbono por parte de empresas y organizaciones españolas.

Si quieres saber más sobre la huella de carbono puedes consultar la noticia “Qué es la huella de carbono y para qué sirve“.

Suscríbete a Nuestra Newsletter

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.