Not registered yet?

Join the system.

Create an account

"El primer portal para los profesionales y empresas de los EDIFICIOS SOSTENIBLES"


La eficiencia energética en los sistemas de calefacción

7
Septiembre
2018
Valora este artículo
(0 votos)

2020 va a suponer para España y toda Europa un cambio en relación a la eficiencia energética. Es el comienzo para alcanzar consumo energético casi nulo. Una nueva situación que afecta, en mayor medida, a los edificios con la nueva directiva de eficiencia energética establecida por la Unión Europa (EPBD). Una normativa con la que se espera un ahorro de energía de entre el 60% y el 80% en los nuevos edificios. Y donde el sector de la calefacción juega un papel importante para poder alcanzar los objetivos climáticos y de descarbonización establecidos a nivel europeo para el 2050. Pero ¿por qué la calefacción? En nuestro país, según datos de la IDAE, el 47% del consumo en los hogares se invierte en calefacción. Por esta razón, debe ser una prioridad en las viviendas, que los sistemas de calefacción y producción de ACS sean los más eficientes posibles. Aunando nuevas tecnologías y sostenibilidad.

Para ello, es importante elegir un sistema de calefacción que no sólo aporte comodidad, confort y ahorro, sino también eficiencia. Una tendencia positiva en el mercado español según los datos de 2017. En donde subieron las ventas de sistemas de calefacción individuales para calefacción y producción de ACS que son más eficientes. Un aporte más que necesario ya que el 65% de los sistemas de calefacción instalados en Europa son viejos e ineficientes. Aportando un 30% de las emisiones de dióxido de carbono. Pero ¿que tipos de sistemas de calefacción son más eficientes?¿Cómo se puede mejorar la eficiencia energética en los hogares? Actualmente encontramos dispositivos como la bomba de calor, estufa de pellets o lo sistemas de energía renovables que están cogiendo fuerza dentro del sector de la calefacción. A continuación, te analizamos los sistemas más eficientes que existen actualmente en el mercado:

 

1Calefacción por biomasa

Este tipo de sistema de calefacción es muy ecológico y eficiente. Las calefacciones por biomasa pueden ser tanto de uso colectivo, como individual; aportando ambas una gran eficiencia energética. Además, de un ahorro de hasta un 75% con respecto a los sistemas de calefacción de tipo tradicional. Cuando hablamos de este tipo de calefacción, las más populares suelen ser las calderas o estufas de pellets. En 2017 en España, el número de instalaciones de calefacción por biomasa aumentó un 23% con respecto al año anterior. En número serían unas 46.000 nuevas instalaciones. Para un total de 244.000.

Además, de ser una fuente de energía renovable, la calefacción por biomasa no contamina. Ya que su combustión no emite gases tóxicos. Contribuye a limpiar los bosques al tratarse de residuos provenientes de la naturaleza. Ayudando a evitar incendios, erosión y degradación del suelo. Y es una energía económica, ya que su coste es hasta 4 veces menor que el de los combustibles fósiles. Permitiendo un ahorro en la factura final.

 

2Bomba de calor

Es uno de los sistemas de calefacción más eficientes y versátiles, ya que se puede combinar con cualquier otro dispositivo ya sea tradicional o renovable (geotermia o aerotermia). Además, de que se puede utilizar no sólo para ofrecer calor en nuestros hogares sino también para producir aire acondicionado en la época estival. En España el 34% de los hogares cuentan con una bomba de calor. Repartidos, sobre todo, por la zona mediterránea y continental de España.

Una gran ventaja de las bombas de calor es su gran eficiencia energética. Ya que, por kW consumido, se transfiere de 2kW a 4kW de calor. Lo que genera hasta un 70% de ahorro en comparación con otros sistemas que suministran electricidad, gas o gasóleo. Es un sistema que aporta muchos beneficios en los hogares. Tales como, confort, ya que genera un ambiente más saludable y mantiene una temperatura ideal. Fiabilidad, al capturar energía de fuentes naturales multiplica la potencia eléctrica. Además, de ser sostenible, ya que utiliza energía procedente de fuentes renovable, reduciendo las emisiones directas de CO2; y de reducir la factura eléctrica, gracias a su eficiencia energética. Así como de tener un fácil mantenimiento y ser muy funcional. Ya que puede proporcionar calefacción, agua caliente y refrigeración con un solo dispositivo y durante todo el año.

 

3Suelo radiante

El sistema de calefacción por suelo radiante destaca por tener una tecnología innovadora versátil de la que se puede obtener un buen rendimiento con un nulo impacto visual. Pero ¿Por qué? Es versátil porque la instalación es posible en techos, suelos y paredes. Además, se pueden instalar de manera sencilla tanto en obras de nueva construcción como en reformas. Y es aplicable para cualquier tipo de inmueble. Tiene un buen rendimiento, porque no trabaja a temperaturas muy elevadas como en los sistemas tradicionales. Dando un mejor rendimiento en cualquier tipo de sistema de generación de calor. Permitiendo un mayor ahorro económico en la factura y disminuyendo las emisiones de CO2 por un mismo nivel de confort si lo comparamos con otros sistemas.

Además, el suelo radiante es uno de los mejores sistemas para combinarlos con instalaciones térmicas que aprovechan la energías renovables, como la energía solar o la geotermia de baja temperatura. Sin olvidar el aspecto estético, mejorando el espacio y la visibilidad en las estancias para decorar y ocupar espacios. Una gran combinación de beneficios que nos llevará a tener una menor necesidad de energía y mejorar la certificación energética de nuestros hogares.

 

4Calefacción por infrarrojos

Este tipo de calefacción funciona imitando la radiación solar. Emitiendo ondas de calor infrarrojo. Esto quiere decir que no calienta directamente el aire sino a las personas que estén en la habitación, así como paredes y elementos que se encuentren en la estancia. En lo que se refiere a la eficiencia, es uno de los tipos de calefacción más ecológicos que existe. Sin emisiones de CO2 y fabricado con un 95% de materiales reciclables. Además de tener una vida útil mayor que cualquier otro tipo de sistema de calefacción.

Si lo comparamos con el resto de sistemas de calefacción presenta una serie de beneficios, como un coste bajo de instalación, así como un bajo impacto ambiental. La inversión inicial es también mínima, si lo comparamos con un sistema por pellet, de bomba de calor o de geotermia. Cuenta con una temperatura ambiente óptima; además, de no crear movimiento de polvo, hollín, o moho en las estancias. Sin olvidar que no genera ningún tipo de ruido.

No debemos olvidar que para maximizar la eficiencia energética del sistema de calefacción se necesita también que nuestra vivienda disponga de una serie de factores específicos. Tales como un buen aislamiento térmico; un buen control del encendido y apagado de la calefacción en casa según se utilice cada estancia o habitación; contar con termostato y elegir una buena ubicación del sistema de calefacción, es decir, evitar poner muebles o cortinas delante del mismo.

Si te ha gustado, suscríbete a nuestra Newsletter semanal
Puede que te interese

Publica un Contenido

Aumenta la visibilidad de tu Empresa, tus Productos y Servicios

Más información

Para Profesionales y Empresas

Registro gratuito

Alta Empresas

Inicia sesión para enviar comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter


Contenidos exclusivos AYUDAS y SUBVENCIONES.

He leido y acepto la Política de Privacidad

Publicidad

Agenda

No hay eventos en el calendario

Calendario

Noviembre 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas