Materiales de aislamiento térmico innovadores para Construcción en 2023

El aislamiento térmico es fundamental en la construcción, pues no sólo condiciona el confort de las personas que ocupan un edificio, sino que además determina su eficiencia energética y sostenibilidad. 

Según Inarquia, primer portal sobre viviendas industrializadas y materiales innovadores, un buen aislamiento térmico en viviendas, puede proporcionar un ahorro energético de hasta el 70% del consumo eléctrico de la vivienda.

Entre los materiales innovadores para aislamiento térmico que se están desarrollando y utilizando en la actualidad. 

Algunos de los más prometedores incluyen:

  •     Materiales a base de grafito: Son altamente conductores de calor y electricidad y son muy ligeros.
  •     Nanomateriales: Incluyendo nanofibras y nanotubos de carbono, son excelentes conductores de calor y son muy resistentes a la deformación.
  •     Materiales biodegradables: Estos materiales están hechos de materiales orgánicos y se pueden descomponer sin dañar el medio ambiente.
  •     Materiales termorreguladores: Estos materiales cambian de propiedad térmica en función de la temperatura ambiente y se pueden utilizar para controlar la temperatura de un edificio o de un equipo electrónico.
  •     Materiales fotoconductores: Estos materiales convierten la energía lumínica en energía térmica y se utilizan en aplicaciones de captación y almacenamiento de energía solar.

Estos son solo algunos ejemplos de los materiales innovadores de aislamiento térmico que se están investigando y utilizando en la actualidad. Con el tiempo, es probable que surjan nuevos materiales y tecnologías para mejorar la eficiencia energética y reducir la huella de carbono de la humanidad.

Materiales aislantes térmicos a base de grafito

Los materiales aislantes térmicos a base de grafito son una innovación reciente en el campo de la aislación térmica. Debido a su alta conductividad térmica y su alta resistencia mecánica, el grafito se utiliza como un material de aislamiento térmico en una variedad de aplicaciones, incluyendo electrónica, automoción y edificios.

El grafito es un material altamente conductivo de calor y electricidad, lo que lo hace ideal para aplicaciones en las que se requiere una disipación efectiva del calor. Además, su alta resistencia a la deformación lo hace adecuado para aplicaciones en las que se requiere una alta durabilidad y resistencia. Aquí podemos ver una pared con aislamiento térmico a base de bloques de poliestireno de grafito:

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Alamy

Algunas de las ventajas de los materiales aislantes térmicos a base de grafito son su peso ligero, su alta conductividad térmica y su alta resistencia mecánica. Sin embargo, también hay algunos desafíos asociados con su uso, incluyendo su alto costo y la dificultad de procesarlos en formas útiles para aplicaciones prácticas.

En resumen, los materiales aislantes térmicos a base de grafito son una innovación prometedora en el campo de la aislación térmica, y se espera que su uso continúe creciendo en el futuro a medida que se mejoren las técnicas de procesamiento y se reduzcan los costos.

Nanomateriales para aislamiento térmico de edificios

Los nanomateriales están ganando terreno en el campo de la aislación térmica de edificios debido a sus propiedades únicas que los hacen más eficientes que los materiales convencionales. Algunos de los nanomateriales más utilizados en la aislación térmica incluyen:

Nanopartículas de silicato: Estas nanopartículas se utilizan para mejorar la eficiencia térmica de los materiales de aislamiento convencionales, como el poliestireno expandido y la espuma de poliuretano.

Nanotubos de carbono: Estos nanotubos tienen una alta conductividad térmica y una alta resistencia mecánica, lo que los hace adecuados para aplicaciones de aislamiento térmico en edificios.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Fonemato

Se ha desarrollado un aerogel de nanotubos de carbono de paredes múltiples (MWCNT), que se ha convertido en el material más liviano del mundo. Las posibles utilidades de este material radica en su capacidad para aislar grandes temperaturas, y al mismo tiempo, soportar grandes pesos. Dos gramos de este material pueden soportar un ladrillo de dos kilos y medio.

Nanofibras de vidrio: Estas nanofibras se utilizan para mejorar la resistencia térmica de los materiales de aislamiento convencionales, como la lana de vidrio y la lana de roca.

Nanopartículas de grafito: Estas nanopartículas se utilizan para mejorar la conductividad térmica y la resistencia mecánica de los materiales de aislamiento.

En general, los nanomateriales permiten una mejor eficiencia térmica, lo que resulta en una mayor eficiencia energética y una reducción en los costos de calefacción y refrigeración. Sin embargo, también es importante tener en cuenta los posibles riesgos ambientales y de salud asociados con su producción y uso.

En resumen, los nanomateriales son una innovación importante en el campo de la aislación térmica de edificios y ofrecen una alternativa más eficiente y sostenible a los materiales convencionales. Sin embargo, es importante continuar evaluando y monitoreando sus impactos a largo plazo antes de una adopción generalizada.

Materiales biodegradables para aislamiento térmico 

Los materiales biodegradables para aislamiento térmico de edificios son una alternativa sostenible a los materiales convencionales que se utilizan en la construcción. Estos materiales son biodegradables y compostables, lo que significa que se descomponen en un medio ambiente natural sin causar daño. Algunos de los materiales biodegradables más utilizados para la aislación térmico de edificios incluyen:

Lana de celulosa: Esta lana está hecha de pulpa de madera reciclada y es un material de aislamiento térmico ecológico que es biodegradable y no tóxico.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Espacio Eco

Espuma de algodón: La espuma de algodón es un material biodegradable que se puede fabricar a partir de materiales reciclados, como los desechos de algodón de la industria textil.

Materiales de lana de roca: Algunos materiales de lana de roca están hechos de materiales naturales y biodegradables, como la lana de basalto o la lana de vidrio.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Comunidad Leroy Merlin

Materiales de corcho: El corcho es un material natural y biodegradable que se puede utilizar como aislamiento térmico en la construcción de edificios.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Aislamientos Albacork

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Placomat

Estos materiales biodegradables son una alternativa sostenible a los materiales convencionales que se utilizan en la construcción y pueden ayudar a reducir la huella de carbono de un edificio. Sin embargo, es importante evaluar cuidadosamente su eficiencia térmica y su durabilidad antes de utilizarlos en un proyecto de construcción.

En resumen, los materiales biodegradables para aislamiento térmico de edificios son una alternativa sostenible a los materiales convencionales y ofrecen una opción más respetuosa con el medio ambiente para la construcción de edificios. Sin embargo, es importante evaluar cuidadosamente su eficiencia y durabilidad antes de su adopción generalizada.

Materiales termorreguladores

Los materiales termorreguladores son aquellos que tienen la capacidad de regular su temperatura y mantenerla estable. Estos materiales pueden ser utilizados en una variedad de aplicaciones, como la ropa técnica para deportes, textiles para la cama, materiales de construcción para control de la temperatura y la humedad, entre otros.

Algunos ejemplos de materiales termorreguladores incluyen:

Poliéster: Este material es un excelente aislante térmico y puede ser utilizado para fabricar ropa técnica para deportes.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: ArchiExpo

Polietileno de alta densidad (HDPE): Es un material termorregulador que se utiliza en la fabricación de envases térmicos para transportar alimentos y bebidas frías o calientes.

 

 

 /></p>
<p><i><span style=Fuente:  Atarfil

Lana de roca: Es un material aislante térmico que se utiliza en la construcción de edificios y en la fabricación de productos para el hogar, como colchones y edredones.

En general, los materiales termorreguladores tienen una alta capacidad para retener el calor y liberarlo lentamente para mantener una temperatura estable. Por esta razón, son muy útiles en una variedad de aplicaciones que requieren un control eficiente de la temperatura.

Aluminio: Es un material reflector de calor que se utiliza en la construcción de edificios para controlar la temperatura y la humedad.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Grupo Unamacor

Haz realidad tu proyecto
Pide presupuesto
Blank Form (#22)