5 razones para cambiar tu vieja caldera por una de gas natural

A continuación, te contamos los principales motivos por los que debes elegir una caldera de gas natural.

Sin duda alguna, la calefacción se ha convertido en un elemento fundamental de todas las viviendas, ya que durante los meses de otoño e invierno, las personas necesitan calentar el hogar de algún modo. En el mercado hay disponibles diferentes sistemas de calefacción, sin embargo, no todos son igual de eficientes. En este sentido, la calefacción de gas natural ha ganado mucho terreno al resto de sistemas de calor.  

Y es que las calderas de gas son perfectas para conseguir ahorro económico a final de mes, obtener mayor eficiencia energética y contaminar menos el medioambiente. Por estas y otras razones, cada vez son más las personas que deciden cambiar la caldera de toda la vida por una caldera de gas natural. Pero, ¿por qué este tipo de calderas son tan recomendables?

Motivos para instalar una caldera de gas natural en casa

Generalmente, cuando hablamos de realizar cambios en la vivienda, la mayoría de las personas piensan rápidamente en el aspecto económico, ya que en algunos casos, las acciones pueden desembocar en grandes gastos monetarios. A diferencia de lo que ocurría con las calderas tradicionales, las calderas de gas natural se caracterizan por ser muy eficientes, de modo que se puede conseguir un importante ahorro energético.

Este ahorro en combustible se traduce en menos gastos a final de año, por lo que se puede decir, que las calderas de gas natural son muy económicas. Por si fuera poco, este tipo de calderas tienen mayor tiempo de vida que otros sistemas, sobre todo, porque apenas sufren averías. Esta larga duración, también va unida a la seguridad, debido a que las calderas de gas son mucho menos peligrosas que las tradicionales.

Por otro lado, estas calderas modernas tienen menor impacto medioambiental, por lo que sus niveles de contaminación son mínimos. A todas estas razones, también hay que añadirle la enorme efectividad que ofrecen -mayor eficiencia energética que el resto de aparatos- y la comodidad -el gas natural está canalizado y disponible 24 horas al día todo el año, es decir, no hay que cambiar bombonas-.

¿Qué tipos de calderas de gas existen?

Como ya se ha comentado antes, las calderas de gas natural se han convertido en una de las mejores opciones a la hora de sustituir una caldera de toda la vida, sobre todo, porque son muy eficientes y permiten obtener un importante ahorro económico. En el mercado existen diferentes tipos de calderas de gas, de manera que a continuación vamos a detallar algunos de los más importantes.

Calderas de gas estancas

En primer lugar, queremos destacar a las calderas de gas estancas, puesto que su funcionamiento es muy seguro. Y es que en este tipo de caldera, el aire no entra en contacto con los gases producidos en la combustión, debido a que tiene la cámara de combustión sellada. Esto quiere decir, que la cámara donde se lleva a cabo el proceso de combustión es totalmente hermética.

Calderas de gas de bajo NOX

Otras calderas de gas que son muy demandadas por las personas son las de bajo NOX, puesto que son similares a las calderas de gas estancas. La principal diferencia reside en el diseño del sistema de combustión, ya en que las calderas de bajo NOX, el quemador es refrigerado por el circuito de agua. Pero sin duda, su característica más destacada es el índice de emisión de NOX -óxido nítrico-, debido a que es muy bajo.

Calderas de gas atmosféricas

En tercer lugar, destacamos el papel de las calderas de gas atmosféricas, las cuales son menos eficientes y más contaminantes que las anteriores. Y es que en este tipo de calderas, la cámara de combustión está abierta, por lo que los gases derivados del proceso quedan en el aire. En pocas palabras, el aire que se usa para la combustión está en el mismo lugar de la caldera.

Calderas de gas de condensación

Por último, no podemos olvidarnos de las calderas de gas decondensación, puesto que este modelo es uno de los más eficientes del mercado. En estos aparatos, se reutiliza la energía generada por el vapor de agua durante el proceso de combustión, de modo que las personas obtienen un importante ahorro de energía y de costes. Por ello, estas calderas de gas son las más óptimas del mercado.

La importancia del mantenimiento de las calderas de gas

Al igual que ocurre con otros elementos de la vivienda, las calderas necesitan un buen mantenimiento para no generar problemas. Aunque las calderas de gas apenas se averían, la realidad es que conviene realizar un mantenimiento una vez al año para asegurar su correcto funcionamiento. En este sentido, lo más adecuado es contactar con una empresa de gas natural especializada en la materia.

Además, si no estás satisfecho con la calefacción de toda la vida y quieres cambiarla por una de gas natural, debes confiar siempre en expertos en calderas de gas, ya que la instalación del aparato tiene que ser realizada por técnicos cualificados que cumplan con la normativa vigente.

Si te ha gustado… ¡Comparte! 😉

5 razones para cambiar tu vieja caldera por una de gas natural

Categorías:

Otros Artículos Recomendados

Elije como Registrarte

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.