uso-microcemento-reforma-sin-obras

Uso del Microcemento para una Reforma sin Obras

Una de las soluciones más interesantes cuando se busca realizar una reforma sin obras, es optar por el uso del microcemento como revestimiento. 

Esta opción ha cobrado relevancia en los últimos años por ser fácil y rápidamente aplicables. Además, este sistema no requiere la retirada del material de base.

Se trata de una solución especialmente socorrida en el caso de cuartos de baño y cocinas, pero se puede usar en cualquier superficie vertical y horizontal del hogar. Te contamos sus detalles a continuación.

¿Qué es el Microcemento?

El microcemento, como hemos señalado, es un revestimiento formado por dos ingredientes principales: cemento y resinas base agua, aunque también se le añaden aditivos y pigmentos minerales. 

Hacemos a continuación un repaso de sus principales ventajas y características más atractivas.

Ventajas del Uso de Microcemento

Las ventajas que justifican la elección de microcemento como una de las mejores opciones a la hora de realizar una reforma rápida y sencilla son varias. Entre ellas encontramos:

Reforma sin Obras

La ventaja estrella de este sistema es que ofrece la posibilidad de lograr un cambio de look a las superficies de tu hogar sin necesidad de recurrir a costosas obras.

Sostenibilidad

Además, el sistema destaca por ser sostenible. Se emplean materiales naturales y respetuosos con el planeta. El hecho de que no haya que realizar grandes obras, reduce también la cantidad de residuos generados.

Fácil Mantenimiento

Por otro lado, es una opción de fácil mantenimiento. Se trata de una superficie carente de juntas, por lo que se evita en gran medida la acumulación de suciedad y la proliferación de gérmenes. 

A la hora de limpiar el microcemento, sólo hay que tener en cuenta que se debe hacer con un producto de PH neutro para no dañar la superficie. Además, se recomienda evitar el uso de objetos abrasivos como estropajos para asegurar su estado óptimo.

Otras ventajas del Uso del Microcemento

El microcemento tiene una alta adherencia y se puede aplicar directamente sobre casi todo tipo de materiales. Desde azulejos hasta cerámica, pasando por mármol, pladur o yeso, se reducen notablemente los tiempos y costes de la reforma.

Cabe señalar que no se puede colocar sobre madera natural o soportes con piezas que puedan dilatarse.

Se puede aplicar tanto en espacios interiores como exteriores, permitiendo recubrir tanto suelos, como paredes, techos, piscinas o incluso muebles. Tras su colocación cuenta con unos 2 o 3 milímetros de espesor.

Además, se trata de un material de gran resistencia y dureza, aguantando golpes y abrasiones. 

Es también resistente al fuego. No arde, ni produce humos o gases tóxicos. De hecho, detiene la propagación del mismo.

A pesar de tratarse de un material poroso, sigue siendo apto para el uso en superficies húmedas. La aplicación de una última capa de resina lo impermeabiliza, evitando al mismo tiempo la posibilidad de que se manche.

Existe una amplia variedad de colores y texturas, por lo que ofrece casi infinitas posibilidades visuales e increíbles resultados. El hecho de que no tenga juntas, ofrece además una agradable sensación de amplitud.

En conclusión: una opción a tener en cuenta

Analizadas sus ventajas, y considerando que apenas tiene inconvenientes, el microcemento se consolida como una opción a tener en cuenta para todas aquellas personas que busquen hacer una reforma sin obras.

¿Te animas a usarlo? ¿Lo has empleado ya en alguna superficie de tu hogar? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Si te ha gustado… ¡Comparte! 😉

Deja una respuesta

Uso del Microcemento para una Reforma sin Obras

Categorías:

Otros Artículos Recomendados

Elije como Registrarte

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.