Not registered yet?

Join the system.

Create an account

"El primer portal para los profesionales y empresas de los EDIFICIOS SOSTENIBLES"

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 1154


Cómo construir tu huerto urbano ecológico

11
Febrero
2015
Valora este artículo
(1 Voto)

Los huertos urbanos son cultivos de regadío de gran importancia para la rehabilitación urbana ecológica. El objetivo es conseguir ciudades más sostenibles que realcen tanto los aspectos ambientales como sociales. Son un modo de inserción de naturaleza en la ciudad, proporcionando más áreas verdes en solares que estaban abandonados o vacíos, permiten la recuperación de las variedades locales de cultivos y un aumento la biodiversidad.

Contribuyen a la mejora de la calidad y confort ambiental creando lugares de encuentro donde la vegetación y el agua aportan unas buenas condiciones de humedad y temperatura. Socialmente estos espacios de participación humana, favorecen la educación ambiental y la mejora de la calidad alimentaria, con cultivos de temporada que fomentan los buenos hábitos alimenticios entre los ciudadanos.

Actualmente las modalidades de huerto urbano ecológico que podemos encontrar son muy variadas:
- Huertos privados con ánimo de lucro: Los propietarios cultivan y venden los productos ecológicos cosechados a sus clientes (restaurantes, particulares, etc.), o también huertos de ocio privados donde se alquilan pequeñas parcelas a los horticultores urbanos.
- Huertos privados domésticos: En el interior de las viviendas, balcones, patios, azoteas o jardines de los propietarios. Existen de formas diversas, pueden adaptarse según el tiempo y espacio del que se disponga.
- Huertos de ocio municipales: Parcelas cedidas de terrenos públicos, donde la administración se encarga de la gestión y el mantenimiento de las instalaciones. Su objetivo es recuperar y conservar espacios urbanos para difundir la agricultura ecológica y, a su vez, crear espacios educativos y formativos también para los colectivos más vulnerables de la sociedad.
- Huertos urbanos comunitarios o vecinales: Espacios de libre acceso y gratuitos donde los vecinos de la zona, gracias al trabajo en equipo, obtienen alimentos más sanos y naturales. Se comparten conocimientos y experiencias útiles y enriquecedoras.
Huertos didácticos: Los huertos en colegios o en otros centros de aprendizaje, cuyo objeto es la educación ambiental, la formación agraria o el apoyo a la educación básica. Mediante actividades o cursos gratuitos se enseñan las técnicas de cultivo y se sensibiliza en cuestiones ambientales.
- Huertos terapéuticos: En hospitales, residencias de ancianos, prisiones, escuelas para discapacitados físicos o psíquicos, etc. Supone una alternativa de ocio y recuperación para todo tipo de pacientes y colectivos vulnerables, como vía de integración social y satisfacción personal.
- Huertos como atractivo turístico y/o finalidad estética: En hoteles, restaurantes, viviendas, etc. Espacios públicos o privados que los crean con doble finalidad: producción de alimentos sanos y mejora estética del entorno.


Los principales aspectos para llevar a cabo cualquiera de los anteriores eco-cultivos urbanos son:

1.    Ubicación del huerto. Dos factores importantes son la luz y el acceso al agua, las plantas necesitan al menos 6 horas de luz solar diarias y el riego es la tarea que más tiempo se invierte, por ello conviene que el suministro esté cerca.

2.   Capas de tierra. Tanto en una parcela como en un recipiente, es recomendable disponer de una capa superficial de unos 2 cm de humus de lombriz o compost, aporta nutrientes y evita la evaporación directa de agua. Y la capa de sustrato de más de 20 cm, importante para el crecimiento de raíces ya que almacena agua y nutrientes, cuya composición es: 50% fibra de coco y/o turba rubia + 50% de compost y/o humus de lombriz.
Si se trata de un recipiente, es recomendable colocar una capa de drenaje de 3 cm de gravilla para evitar un posible exceso de agua.

3.    Tareas cotidianas del huerto.
-  Riego: La tierra debe tener la humedad suficiente, por tanto según la época del año y del estado del sustrato se riega con más o menos frecuencia.
-  Abonado: Junto con el riego cada 2 semanas, se aporta un abono líquido orgánico.
-  Control de plagas, enfermedades y malas hierbas: Supervisar las plantas cada semana y aplicar sistemas de control.
-  Recolección: A principios de otoño y primavera se siembran las hortalizas que se recogen a finales de invierno y verano. Antes de sembrar y trasplantar se preparan los semilleros y se abona el terreno.

4.    Semillas y plantas. Utilizaremos semillas locales y ecológicas, que se consiguen en el mercado o a través de otros agricultores. Si el sustrato está en óptimas condiciones de humedad y temperatura, la semilla germinará correctamente y crecerá la planta deseada.

5.    Asociación y rotación de cultivos. Para asociar los cultivos elegidos correctamente procuraremos que las plantas sean de diferentes familias, tengan ciclos de diferente duración y sean de distintos tamaños. En la rotación las plantas a alternar deben ser también de distintas familias, con distinta vegetación y distintas exigencias nutritivas.

6.    Control de plagas y enfermedades. Aunque la diversidad de plantas ayuda a controlarlas pueden aparecer organismos que dañen el cultivo. Se observará con frecuencia para detectarlas a tiempo y actuar para su eliminación.

7.    La cosecha. Se recomienda usar tijeras de podar para no dañar la planta. Asimismo según el tipo de fruto se cosechan maduros (tomates…), otros muchos inmaduros (calabacines, berenjenas…) o antes de su floración (lechugas, espinacas…). La recolección de los frutos es el momento más gratificante.

En resumen, un huerto urbano ecológico favorece la sostenibilidad en las ciudades, reduciendo su huella de carbono y potenciando la biodiversidad y los cultivos autóctonos. Es una gran herramienta pedagógica para la educación y la sensibilización ambiental y nutricional, además de social, ya que es una alternativa de ocio que mejora nuestra salud y nuestra calidad de vida, pudiendo obtener también beneficios terapéuticos y de integración social de los colectivos vulnerables. Incluso los alimentos ecológicos suponen un apoyo de subsistencia más sano y económico para las familias de las ciudades. Por todos estos motivos, cada vez son más personas las que deciden crear su propio huerto urbano ecológico, ¿te apuntas?

Si deseas información, puedes consultar:

“Huertos Urbanos”

Manual Horticultura Urbana de Ecocosas.

Curso Huerto urbano Ecológico de la Comunidad de Madrid.

Pequeño manual del cultivo en azoteas de Ecologistas en acción.

Guía de recursos sobre Agricultura urbana, Huertos urbanos y Huertos escolares del IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural “Campo y ciudad: Un futuro común”.


 

 

Si te ha gustado, suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Publicidad

Puede que te interese

Publica un Contenido

Aumenta la visibilidad de tu Empresa, tus Productos y Servicios

Más información

Para Profesionales y Empresas

Registro gratuito

Alta Empresas

Inicia sesión para enviar comentarios

NEWSLETTER - GRATIS e-book Ayudas y Subvenciones 2017

Publicidad

Agenda

Calendario

Agosto 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Empresas destacadas

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas