¿Cómo Funciona una Casa Pasiva?

Una vivienda pasiva es una gran fuente de beneficios para nuestra salud. En nuestro hogar solemos respirar entre 5 y 6 litros de aire por minuto, lo que hace un total aproximado de 8.600 litros diarios.

Teniendo en cuenta que en las casas pasivas todo el aire que respiramos pasa por un sistema de ventilación que lo equilibra en humedad y lo limpia de partículas gracias a unos filtros incorporados en el sistema, podemos decir que una vivienda eficiente es salud.

Además una casa sostenible cumple con unos requisitos de construcción asequibles, confortables y al mismo eficientes, hecho final que repercute positivamente en el medio ambiente. 

Criterios técnicos de una Casa Pasiva

Un criterio técnico fundamental que debe cumplir una casa pasiva es llevar a cabo un diseño inteligente y bioclimático. Una casa sostenible correctamente estructurada debe tener temperaturas agradables constantes en su interior durante todo el año. Por lo tanto, va a requerir menos energía para calentar, enfriar y alumbrar en comparación con una casa convencional. 

La ubicación y distribución de la vivienda pasiva dependerá, en este caso, del sitio donde se vaya a construir, aunque generalmente es aconsejable que las salas que se habiten la mayoría del tiempo estén situadas en el sur y la cocina y baños en la zona norte. 

Además las plantas de hoja caduca son un buen recurso para bloquear la luz solar en los meses más cálidos, ya que estas plantas durante los meses más fríos están pierden sus hojas, lo que permite la entrada de luz solar a nuestra casa pasiva

Aislamiento térmico en Casas Pasivas

grafico-aislamiento-termico

Fuente: plameya.es

El aislamiento térmico de las casas pasivas es un factor fundamental para ahorrar en el consumo energético. Las necesidades de calefacción aún necesarias son casi nulas. En este caso, el calor que desprende el cuerpo humano, los aparatos electrodomésticos y la iluminación funcionan como “radiadores”. Por lo tanto, las casas sostenibles sufren una pérdida de calor muy reducida. 

Puertas y Ventanas para Casas Pasivas

interior-cocina-casa-pasiva

Fuente: instalacionesdealuminio.com

Las puertas y ventanas desde un punto de vista térmico son uno de los elementos fundamentales donde se llegan a producir fuertes pérdidas de calor o frío. Por lo tanto, para que no existan fugas de aire es recomendable usar ventanas con un triple acristalamiento y puertas resistentes. 

Por otra parte, el empleo de ventanas de gran tamaño permite la entrada de luz y calor a la vivienda, facilitando la calefacción del edificio. 

La orientación de las ventanas dentro de una casa pasiva es primordial, ya que una ventana vertical ubicada en el sur de la vivienda aporta un excedente de energía. 

Puentes térmicos

termografia-fachada-edificio

Fuente: arrebolestudio.com

Los puentes térmicos detectados en las viviendas tradicionales o pasivas son zonas de geometría lineal o bien puntual del cerramiento exterior, donde el flujo de energía es más grande respecto a la superficie “normal” del cerramiento. 

Estos puentes térmicos generan grandes pérdidas de energía, que pueden suponer hasta un 30% de las pérdidas totales. Además repercuten en la alteración de la temperatura superficial. 

En la época de invierno la temperatura superficial del interior de la vivienda provoca condensaciones superficiales en la propia zona donde se ha producido un puente térmico. Por lo que, pueden llegar a surgir hongos con consecuencias directas para la salud. 

Por este motivo, la eliminación de puentes térmicos en las casas pasivas permite disminuir las pérdidas de calor dentro de nuestro hogar y evita patologías derivadas de la condensación de aire frío en las paredes, que generan humedad. 

Funcionamiento de una Casa Pasiva

A la hora de construir una casa pasiva se deben tener en cuenta una serie de parámetros preestablecidos, con el objetivo de que esta sea de lo más eficiente en cuanto a demanda energética y confortable al mismo tiempo.

Como veíamos en otro artículo, una casa sostenible reduce el consumo de energía en un 80%, sin tener necesidad de utilizar un sistema de calefacción tradicional o enfriamiento activo. 

Un aspecto a tener en cuenta es la pérdida de energía que se produce en el interior de la vivienda pasiva hacia el exterior. Según un estudio en física constructiva  por orden de relevancia en los elementos constructivos las pérdidas de energía se producen en: 

  • 25 % Cubierta
  • 35% Muro exterior
  • 15% Cimentación
  • 25% Puertas y ventanas

El funcionamiento principal de las casas pasivas tienen como objetivo primordial el aprovechamiento de las fuentes de calor pasivas (la energía del sol, el calor que desprenden los electrodomésticos, aprovechando la temperatura del aire extraído) para cubrir la mayor parte de la demanda de calefacción. 

El requerimiento de energía restante es cubierto por fuentes de energías renovables como paneles solares fotovoltaicos o bombas de calor, entre otras. 

A continuación, te mostramos un vídeo de las partes que componen una casa pasiva y su funcionamiento. 

Si te ha gustado… ¡Comparte! 😉
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin