nzeb-simbolo

Las 5 claves de los Edificios de Consumo de Energía casi nulo NZEB

Según estudios realizados, el 40% del consumo de energía  en la Unión Europea proviene de los edificios. Por ello, los edificios de consumo de energía casi nulo NZEB son cada vez más elegidos

Para ahorrar energía y abogar por un mundo más sostenible, la Comisión Europea ha llevado a cabo una serie de medidas implantando una Directiva Europea de Eficiencia Energética .  

La Directiva de la UE defiende un sistema energético sostenible, competitivo y seguro que engloba a todos sus Estados Miembros, haciendo hincapié en el consumo de energía responsable regulado mediante una legislación energética.

Definición oficial de Edificios de Consumo de Energía casi nulo NZEB por la Comisión Europea: “un edificio que tiene un rendimiento energético muy alto… la casi nula o muy baja cantidad de energía requerida debe ser cubierta en una medida muy significativa por energía de fuentes renovables, incluyendo la energía de fuentes renovables producida en el lugar o en las cercanías.”

Para lograr este objetivo, se deben establecer modelos, planes, e instaurar regulaciones para que tanto organizaciones como países logren esta finalidad en un tiempo definido. Surgiendo así el concepto de edificios de energía casi nula (NZEB).

Qué son los Edificios de Consumo de Energía casi nulo NZEB

 fachada-bosque-edificio-consumo-casi-nulo

Fuente: solerpalau.com

Los Edificios de Consumo de Energía casi nulo poseen un nivel de eficiencia energética muy alto y requieren una baja demanda de energía. Esto se debe a que consumen energía de fuentes renovables, como por ejemplo, la Energía Solar Térmica, Fotovoltaica, Aerotermia y Biomasa.

Aspectos fundamentales de los NZEB

  • Importancia del entorno 

 Factores como la temperatura media, la orientación, el soleamiento y la influencia de los vientos serán claves en el diseño final. Un edificio construido en base a su entorno consume menos energía, ya que emplea un mayor aprovechamiento de los recursos naturales. 

  • Favorecer la iluminación natural 

La mayoría de edificios de bajo consumo disponen de un sistema de domótica doméstico. Este sistema ayuda a regular la cantidad de luz artificial, según la luz natural que penetre en el edificio.

  • Reducción de la demanda de climatización

El uso de sistemas de climatización en las viviendas es uno de los principales problemas del excesivo consumo energético. Una clave fundamental para ahorrar energía es el aislamiento térmico, así impedimos que haya roturas de los puentes térmicos y filtraciones no deseadas de aire. 

Normativa de los Edificios de Consumo casi nulo

 placas-solares-edificios-consumo-energetico

Fuente: elpais.com

A nivel europeo, la Directiva Europea 2010/31/UE es la encargada en  fijar los criterios concretos por los que un edificio es clasificado como consumo de energía casi nulo. Además, esta directiva europea concede a cada país la posibilidad de decidir, en función de sus atributos específicos, qué es un edificio de consumo energético casi nulo.

En España, los requisitos mínimos que deben cumplir los edificios de consumo casi nulo son establecidos por el Código Técnico de la Edificación. Estos requisitos tienen que ser semejantes a los decretados en Europa, ya que cada país puede modificar sus cifras generales en torno a un 15%.

En la actualidad, desde el Ministerio de Fomento de España se lleva a cabo un Documento Básico DB HE Ahorro de Energía que determina los parámetros para nombrar a un edificio sostenible.

Por su parte, la directiva 2010/31/UE también define en su artículo 4 que “los requisitos mínimos de eficiencia energética se revisarán periódicamente a intervalos no superiores a cinco años”.

Elementos clave para definir los Edificios de Consumo casi nulo

En base a una serie de criterios, La UE establece qué edificios son de consumo casi nulo. 

En primer lugar, se establece el  total de energía que consume el edificio. Este límite se expresa mediante un indicador numérico reflejado en kWh/m2/año

Para lograr que el edificio ahorre en el total de energía consumida se establecen ciertos límites. Para llevar a cabo este recorte se potencia el consumo de energías renovables y el gasto de fuentes renovables y no renovables que no sufran ningún proceso de transformación o conversión. 

En segundo lugar, se miden las emisiones de CO2 que el edificio produce. Estas emisiones proceden del uso de calefactores, refrigerantes, iluminación y producción de agua caliente sanitaria. Este indicador se mide en Kg CO2 / m² / año.

En último lugar, el objetivo del indicador de Transmitancia Térmica Global es asegurar la eficiencia del aislamiento térmico del propio edificio. Por lo tanto, todo aquel edificio que no cuente con una buena envolvente queda obsoleto.

Si te ha gustado… ¡Comparte! 😉

Las 5 claves de los Edificios de Consumo de Energía casi nulo NZEB

Categorías:

Otros Artículos Recomendados

Elije como Registrarte

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí los Términos de uso, privacidad y cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.