El futuro de la Construcción Industrializada

La construcción industrializada cada vez tiene más presencia en nuestro país. Son ya muchas las promotoras inmobiliarias que apuestan por este modelo constructivo por sus múltiples ventajas y beneficios por lo que se prevé que en los próximos años esta tendencia aumente de forma notable.

El sector residencial será donde más peso gane la industrialización, al ser un gran avance que reduce los plazos de entrega a la mitad sin comprometer la calidad y precisión de los acabados. También proporciona mayor seguridad, al reducir los errores de montaje y los accidentes laborales.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: Revista Ecoconstrucción

En la actualidad, la construcción industrializada representa el 1% del sector en España. Esta cifra se aleja de la que encontramos en otros países europeos, como Reino Unido, donde representa un 7% de la construcción, o Alemania, que ya roza el 9% de proyectos industrializados. 

La construcción industrializada busca hacerse un hueco en el sector, con la denominada revolución 4.0, que abarca todos los sistemas innovadores de construcción modular, prefabricada o industrializada. Por el camino, debe convencer a promotores, constructores, arquitectos y clientes. Con el paso del tiempo, la industrialización gana seguidores, y ya podemos encontrar proyectos industrializados en hoteles, residencias de estudiantes y geriátricos. Esto se traduce en una mayor inversión y nuevas líneas de producción automatizadas, para cubrir con la demanda creciente.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: ACR Grupo

Todo apunta a que la industrialización de la construcción despegó tras la crisis sanitaria del Covid-19. La rapidez de construcción, la reducción de mano de obra cualificada, la posibilidad de realizar parte del trabajo en fábrica, minimizando los imprevistos en obra, y sus altas aportaciones a la sostenibilidad, hacen que la construcción industrializada sea cada vez más la construcción del presente en España.

Sin embargo, para que la industrialización se imponga finalmente como una opción habitual, es necesario afrontar algunos problemas. 

Por un lado, existe una falta de estandarización de los elementos de construcción. Sin una estandarización que se aplique de forma generalizada, la inversión en fábricas no se justifica si sus piezas sólo se pueden usar para un proyecto, por muy grande que este sea.

 /></p>
<p><i><span style=Fuente: House Habitat

El carácter cíclico de la promoción inmobiliaria es otro factor a tener en cuenta. Casi todos los intentos de industrialización han sido protagonizados por promotoras cuya actividad ha crecido en épocas de auge económico y que lograban alcanzar un tamaño suficiente como para plantear una fabricación de piezas para sí mismos, una especie de estandarización propia. Por el contrario, al llegar un periodo de caída del ciclo económico con las habituales consecuencias de disminución drástica de la actividad, estas empresas no tienen tamaño suficiente para mantener la rentabilidad de esta industrialización.

En los últimos años ha habido iniciativas de industrialización muy prometedoras en el sector de la construcción. La escasez de mano de obra de la construcción, su dificultad para incrementarla por lo poco atractivo de un trabajo en duras condiciones a la intemperie, o el creciente aumento del coste de tratamiento de los residuos han facilitado que prosperen dichas iniciativas, pero para consolidarlas hay que avanzar hacia la estandarización generalizada.

Haz realidad tu proyecto
Pide presupuesto
Pide PresupuestoCompartir