Not registered yet?

Join the system.

Create an account

"El primer portal para los profesionales y empresas de los EDIFICIOS SOSTENIBLES"


Qué tener en cuenta a la hora de comprar una cama

13
Febrero
2019
Valora este artículo
(0 votos)

Ha llegado el momento de hacer un cambio de cama y te preguntas si escoger entre las camas abatibles horizontales o las articuladas. Si te decides por una más tradicional, tendrás que elegir el tipo de colchón que más de adecue a tus necesidades. A continuación, te damos unas ideas sobre el tipo de cama que escoger.

Tipos de camas

Las camas pueden ser de tres tipos:

Las camas abatibles horizontales

Las camas abatibles horizontales son muebles que permiten guardar la cama siguiendo un proceso de abatimiento que acaba por esconderlas. Es el caso, por ejemplo, de un armario que aparentemente parece un mueble para guardar la ropa, pero cuando se abre se despliega un colchón con todas las medidas de seguridad. Este tipo de camas son muy prácticas porque se ahorra un espacio que podemos utilizar para poner otras cosas.

Las camas articuladas

Las camas articuladas pueden ser manuales o eléctricas. Una cama articulada se puede mover en distintas posiciones, según nuestras necesidades. Por ejemplo se puede levantar del tronco hacia abajo para que tengamos las piernas altas o del tronco hacia arriba para levantar el pecho y que nos permita hacer actividades como leer. Las camas manuales van con una manivela, mientras que las eléctricas van con un mando que las activa. Sin duda son mucho más modernas y están teniendo mucha aceptación en el mercado.

Los sofás cama

Los sofás cama, como dice la palabra son aquellos sofás que tienen una doble función: hacen tanto de sofá como de cama. Son fáciles de plegar y desplegar y resultan de lo más prácticos.

Tipos de colchón

A la hora de buscar un colchón tendremos que tener en cuenta varios factores, por ejemplo la adaptabilidad a nuestro cuerpo y la transpirabilidad. No todos los colchones pueden colocarse en todos los mecanismos. Por ejemplo no podremos poner un colchón de muelles ensacados en una cama articulada. Como se tienen que mover de arriba para abajo, normalmente se utilizan colchones de espuma. Lo mismo sucede con los sofás cama. Suelen ser colchones más finos porque se tienen que doblar y hacer la función de sofá.

Los colchones de espuma

Es un colchón blando que se adapta al cuerpo y se contrapone al colchón de muelles tradicional que es más bien duro. Uno de sus puntos negativos es que no transpira muy bien, por lo que si se es caluroso es preferible coger un colchón de muelles.

Los colchones de muelles

A fecha de hoy podemos distinguir entre tres tipos de colchones de muelles: los de muelles tradicionales, que se han usado toda la vida, los de muelles bicónicos, y los muelles ensacados.

Los colchones de muelles tradicionales son los más duros de todos, pero también los que mejor traspiran, por lo que es ideal para las personas que pasan calor en verano. 

En los colchones de muelles bicónicos los muelles se hunden dependiendo de la zona del cuerpo. Uno de sus puntos negativos es que no tienen mucha independencia entre ellos, por lo que no son los mejores para dormir el pareja.

Los colchones de muelles ensacados se llaman así porque cada uno de los muelles está recubierto por una capa de tela. La independencia de estos muelles es total, de manera que no se notará el peso de la pareja.

Si te ha gustado, suscríbete a nuestra Newsletter semanal
Puede que te interese

Publica un Contenido

Aumenta la visibilidad de tu Empresa, tus Productos y Servicios

Más información

Para Profesionales y Empresas

Registro gratuito

Alta Empresas

Inicia sesión para enviar comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter


Contenidos exclusivos AYUDAS y SUBVENCIONES.

He leido y acepto la Política de Privacidad

Publicidad

Agenda

No hay eventos en el calendario

Calendario

Marzo 2019
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas