Not registered yet?

Join the system.

Create an account

"El primer portal para los profesionales y empresas de los EDIFICIOS SOSTENIBLES"


Cómo Ahorrar Energía con una Casa Pasiva

8
Junio
2020
Valora este artículo
(0 votos)

Aunque el concepto de casa pasiva o Passivhaus nos pueda parecer nuevo, en realidad, no lo es tanto. Los arquitectos llevan siglos intentando aplicar los conceptos de eficiencia energética a la construcción de viviendas y edificios públicos. Algunos con mejores resultados que otros. 

 

Ya en la antigüedad, los romanos sentaron las bases de una arquitectura eficiente con una visión muy moderna: conseguir el máximo confort aprovechando los elementos de climatización naturales.

 

¿Qué es el Passivhaus?

El Passivhaus es un modelo de construcción surgido en Alemania a principios de los 90. Su objetivo es construir edificios que garanticen el máximo confort térmico, con un consumo de energía mínimo.

 

Para conseguir estos dos objetivos de confort y ahorro de energía, los proyectos Passivhaus usan criterios de aislamiento térmico, control de la ventilación y aprovechamiento de la energía solar, para garantizar que la temperatura en el interior del edificio es óptima, tanto en verano como en invierno. 

 

En realidad, el término “casa pasiva” se refiere a la capacidad de estos edificios de satisfacer sus necesidades de climatización, a partir de fuentes “pasivas” como el sol o el calor de sus habitantes.

 

El municipio alemán de Darmstadt fue el primero en acoger un edificio de viviendas construido bajo el estilo Passivhaus en 1991. Entre los impulsores de este proyecto estaba el doctor Wolfang Feist, fundador después del Passive House Institut, el instituto de referencia internacional que investigación sobre edificios pasivos.

 

En los últimos 30 años, el concepto Passivhaus se ha extendido a todo el mundo y ya existen más de 50.000 viviendas construidas bajo este estándar. En España también se han desarrollado un gran número de casas pasivas en los últimos años. 

 

5 Pilares Básicos para Ahorrar Energía en una Casa Pasiva

La arquitectura pasiva garantiza el ahorro energético basándose en cinco pilares. De esta manera garantizan la comodidad, eficiencia energética y sostenibilidad de los edificios pasivos. A partir de estas cinco estrategias se puede permitir ahorrar energía en una casa pasiva. 

Buen Aislamiento Térmico

Una casa mal aislada va a consumir hasta un 30% más de energía que una casa que tiene una buena aislación térmica. La función del aislante térmico es esencial para ahorrar energía en una casa pasiva.

 

Lo que hace una buena aislación es reducir pérdidas de calor en invierno y disminuir las ganancias en verano, lo cual implica una baja demanda de energía para climatización. Una casa pasiva prevé un espesor considerable de aislamiento térmico, evitando pérdidas de calor en la casa y llevando al mínimo el subsidio de calefaccionar adicional.

Existen 3 puntos claves donde una casa pierde calor y donde, justamente, una casa pasiva los evita:

 

1. El suelo. Y aunque no lo creas las casas pasivas (no todas, depende del clima local y los requerimientos en base al cálculo) utilizan una aislación térmica en el suelo.

Se aísla toda la base de la casa, ya que lo que se busca es tener una casa 100% controlada en cuanto a la pérdida de calor.

 

2. La cubierta es un elemento crítico y de mucha importancia en una casa pasiva, por lo que se procura instalar una buena capa de aislamiento (entre 20 y 30 cm) ya que es por aquí por donde más entradas y salidas podemos tener tanto de frío como de calor.

 

3. Los muros exteriores. Dependiendo del clima local y los cálculos los muros suelen tener de entre 20 y 40 cm de aislamiento. La aislación térmica de los muros es lo que más conocemos y existen muchos materiales naturales y económicos con los cuales se puede lograr un muy buena aislación térmica.

Fuente: arrevol.com 

 

Cerramientos Herméticos

Ahorrar energía en una casa pasiva con cerramientos es lo que desea todo propietario  que precisa protección del exterior sin prescindir de comodidad. Los profesionales se encargaran de un correcto ensamblaje entre las partes, haciendo imposible la presencia de fisuras, grietas y otros inconvenientes semejantes que pueden provocar.

 

Donde ya antes había una habitación con limitados metros cuadrados, el acristalamiento puede hacer que tal habitación (un salón, por poner un ejemplo) se amplíe, pues la zona de la terraza, una vez cerrada, va a ser ya parte del interior del inmueble. Infórmese además sobre otras alternativas libres para porches o bien áticos.

 

Los perfiles habrán de ser de materiales que no resulten buenos conductores térmicos. Con cerramientos adecuados, los aparatos de aire acondicionado precisan menos potencia para satisfacer las necesidades, así como las calderas y los sistemas de ACS. 

Fuente: habitissimo.es

Casa Pasiva Bien Orientada

¿Cuál es la mejor orientación de todas para una casa? Como suele ser habitual, es una pregunta trampa que depende de otros factores: latitud, vientos, dureza del invierno o verano… Una muy buena orientación en Galicia puede ser insoportable en Andalucía. 

 

La orientación nos indica buena parte del comportamiento térmico de la vivienda y si será necesario instalar toldos o cortavientos delante de ella, e incluso sistemas auxiliares de climatización como más splits o radiadores. Para elegir orientación, primero debemos saber cuál es nuestro objetivo: ¿captar o desviar calor?

 

La orientación de la vivienda, enlaza directamente con el ahorro de climatización, ya sea para aportar claro o refrigerar el hogar.

Diseño para la Reducción de Puentes Térmicos

Los puentes térmicos reducen la resistencia térmica de los elementos constructivos que forman la envolvente de la vivienda. Además de pérdidas energéticas, un puente térmico implica riesgo de condensaciones y presencia de moho en invierno.

 

Un correcto diseño de la envolvente y una correcta ejecución en obra sirven para limitar el efecto negativo que suponen los puentes térmicos, contribuyendo a la eficiencia energética y la salubridad del edificio.

 

En las casas pasivas, los puentes térmicos tienen una importancia superior, ya que al haber reducido al mínimo la transmitancia térmica de los elementos de la envolvente (tanto la parte opaca como los huecos), la mayor parte de esta transmisión térmica, esta vez en forma de pérdidas, se producirá a través de los puentes térmicos y las infiltraciones de aire.

 

Cada diseño de casa pasiva tiene sus puentes térmicos. En general, consideramos los puentes térmicos en las zonas de la envolvente en las que varía la uniformidad del edificio, bien debido a un cambio del espesor del cerramiento, de los materiales utilizados, etc. 

 

Estas heterogeneidades llevan a una reducción de la resistencia térmica de los cerramientos. Además, los puentes térmicos son partes sensibles de los edificios donde aumenta la posibilidad de producción de condensaciones superficiales, en la situación de invierno o épocas frías. 

 

Los puentes térmicos más comunes en las casas pasivas son:

  • Control de huecos y lucernarios.
  • Cajas de persianas.
  • Pilares integrados en los cerramientos de las fachadas.

Fuente: soloarquitectura.com 

Si te ha gustado, suscríbete a nuestra Newsletter semanal
Puede que te interese

Publica un Contenido

Aumenta la visibilidad de tu Empresa, tus Productos y Servicios

Más información

Para Profesionales y Empresas

Registro gratuito

Alta Empresas

Inicia sesión para enviar comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter


Contenidos exclusivos AYUDAS y SUBVENCIONES.

He leido y acepto la Política de Privacidad

Publicidad

Agenda

No hay eventos en el calendario

Calendario

Septiembre 2020
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas